PABLO ALCIDES PILA

Nació en Reconquista (Santa Fe) en 1936.

Fue docente y directivo es escuelas primarias, secundarias y terciarias durante más de tres décadas.

 

Dirigió programas televisivos regionales de divulgación folklórica.

Actualmente conduce el programa radial “Rescate Cultural” que lleva casi 4.500 ediciones a lo largo de 20 años consecutivos.

Dio charlas y conferencias, y dictó cursos en distintos puntos del país.

Presentó sus libros en instituciones culturales y educativas del país y en el Congreso de la Nación.

Es autor de “Algunos mitos, creencias y devociones populares en nuestra zona Norte- santafesina”, “Pasaron por aquí”. Parte I, II y III.

Tiene inéditos y próximos a publicar tres libros más: “La búsqueda” (poemas), “Recordaciones regionales” (investigación) y “Pasaron por aquí” – Parte 4 (narrativa).

 

 

 

Obras Publicadas:

 

“Cuerdas de medianoche” (Poemas) – 1954.

“La sistematización del conocimiento sensible del área de trabajo” (Texto profesional) – 1974.

“Nuestra gente” (Investigación folklórica) – 1976, primera edición.

1980, segunda edición.

“Tabla de dos” (Poemas) – 1977.

“Reavivando brasas” (Investigación folklórica) – 1987.

“Norte de Santa Fe, hombre y paisaje” (Poemas) – 1987.

“Antología para una identidad” (Primera parte) – 1991.

“Antología para una identidad” (Segunda parte) – 1992.

“Pájaros en el camino” (Poemas) – 1998.

“Pasaron por aquí” (Relatos) – 1999.

“Pasaron por aquí” (Relatos) – 2000.

“Algunos mitos, creencias y devociones populares en nuestra zona nortesantafesina” (Investigación folklórica) – 2005.

 

Figura en:

“Poesía de Reconquista en el Centenario” – 1972.

“Poemas de la Plaza de los Poetas” – Acebal, Santa Fe – 1979, 1981 y 1982.

“Ayer y hoy en las letras goyanas” – Wenceslao Moore – 1981.

“Literatura correntina” – Marta E, de París – 1984 y 1985.

“Santa Fe en la literatura” – E1. Cervera, G. E de Cocco y E. M. Paván – 1989.

“Reconquista literaria, segunda generación” – 1991.

“Nueva enciclopedia de la Provincia de Santa Fe” – Tomo 1 – 1991.

“Primer encuentro de nuestros poetas” – Fundación Banco Bica – 1994.

“Un siglo de literatura santafesina” – Eugenio Castelli – 1998.

 

Distinciones:

 

Abanderado de la ciudad de Reconquista – 1991.

Ciudadano distinguido de la ciudad de Reconquista – 1998

Premio “PROA”, rubro Arte y Trayectoria – Avellaneda (Santa Fe) y región 1998.

 

Premio “El Precursor Milenium” – Reconquista y región – 1999.

Plaqueta del Honorable [oncejo Municipal de Reconquista:

“Reconocimiento de pueblo y gobierno de Reconquista por su aporte a la cultura local y regional en 2000 emisiones del programa radial “RESCATE CULTURAL” – Dto. 140/99 – Resolución 1.174/99″.

Cinta Azul del Instituto Argentino de opinión Pública – Reconquista y región – 2000.

Abanderado de la ciudad de Avellaneda (Santa Fe) – 2001.

Ciudadano Ilustre de la ciudad de Avellaneda (Santa Fe) – 2005.

 

Premiaciones Literarias:

Medalla “Festina lente” del Ateneo Popular de la Boca – Buenos Aires – 1956.

Segundo premio, IV Certamen Nacional de Teatro y Poesía – Córdoba – 1966.

Primer premio de poesía “Semana de Reconquista” – 1967.

Premios en los certámenes literarios “Plaza de los poetas” de Acebal (Santa Fe) – 1979, 1981 y 1982.

Premio “Fraternidad” – Córdoba – 1980.

Medalla “El ceibo” de la Institución Tradicionalista Argentina Buenos

Aires – 1982.

 

Primer premio, letra de la “Canción de la Escuela Rivadavia”

Reconquista – 1984.

Primer premio de Poesía – XVI Fiesta Provincial del Algodón – Avellaneda

(Santa Fe) – 1984.

 

 

La tumba del gitano

Por Pablo A. Pila (de su libro “Algunos mitos, creencias y devociones populares en nuestra zona”)


Reconquista, Santa Fe


Enviada a través de Radio AM Amanecer, Reconquista

 

El 21 de setiembre de 1923 fue inhumado en el Cementerio Municipal de Reconquista un ciudadano llamado Alejandro Ivanoff. Lo sepultaron en el lote Nº78, Letra M, que su familia adquiriera en forma definitiva.
Luego de tantos años, ese sitio es reconocido públicamente como “la tumba del gitano”, cuyo nombre legal pasó al olvido para ser reemplazado por su nombre tribal: Fardi Genesco Calderero. Lo que aparece como segundo apellido (aún en las placas) es en realidad la profesión que realizara en vida: constructor y reparador de calderas domésticas (pailas, ollas, pavas), un oficio de trashumantes de otra época que recorrían los pueblos del interior ofreciendo sus servicios.
En el invierno de 1923 se asentaron en un terreno baldío de los tantos que por entonces tenía el Barrio Ombusal, en el sector Sureste de la ciudad de Reconquista, las carpas de una tribu de gitanos.
Durante un par de meses realizaron las actividades naturales de su vida de nómades: venta de recipientes y utensilios de cobre, compra de material metálico en desuso, lectura de las líneas de las manos de las personas para preanuncios del futuro, etc. Sus quehaceres no eran distintos al de otras tribus o familias que habían pasado anteriormente por el pueblo.
Pero un acontecimiento vino a destacar la presencia de estos gitanos, y fue la celebración de la boda de una pereja de gitanillos muy jóvenes, que durante varios días concitó la atención de los vecinos, que acudían desde distintos barrios a contemplar y participar de las danzas festivas a las que toda la tribu se entregaba incansablemente.
Este espectáculo colorido y desusado era el comentario obligado de los pobladores porque rompía la monotonía de la vida cotidiana y proponía el pintoresquismo de costumbres de una cultura diferente.
Trascendió así la personalidad de la pareja, sobre todo la del joven al que llamaban Fardi, gallardo, gentil, cordial, siempre atento con quienes se acercaban a las tiendas. Se ganó rápidamente la simpatía de los que lo trataron.
Más, a los pocos días del casamiento y en la última crudeza del invierno, Fardi cayó enfermo con una afección pulmonar y debió ser internado en el Hospital de Caridad de la ciudad, bajo la atención del medico, doctor Fierro.
La población rápidamente se enteró de la circunstancia y siguió atentamente el desarrollo del proceso. Con mucha pena observaban por las noches el paso del padre y los hermanos de Fardi, alumbrando el camino con un farol, desde el hospital a la farmacia, en busca de medicamentos para el enfermo, cuya gravedad se acentuaba.
Finalmente, el 19 de setiembre de 1923, al anunciarse la primavera, Fardi murió.
En medio de la consternación y el dolor de propios y ajenos el cuerpo fue sepultado en el sitio que señaláramos antes. Llegó al camposanto entre los sonidos de la música que ejecutaran sus amigos y parientes, hecho desusado que provocó una fuerte discusión entre el padre del muerto y las autoridades del cementerio, hasta que finalmente las notas quedaron en la puerta de acceso y todos pudieron llegar hasta la última morada de Fardi.
En la tumba abierta en tierra se colocó el cadáver en sentido inverso al resto de las sepulturas, con la cabecera y la cruz colocada al Este. Sobre el túmulo de deudos volcaron una canasta de naranjas doradas y plantaron una planta joven de estas frutas como el símbolo de vida, la que creció allí y por largos años estuvo en el lugar.
Viejos sepulteros con los que hemos conversado allá por 1976 nos dijeron que, para el aniversario de Fardi, sus familiares llegaban hasta la tumba para recordarlo. En una de esas primeras visitas erigieron una pequeña construcción de mampostería, que es la que hasta hoy podemos observar. Desde entonces pagaron para que se la pintara de rojo y se mantuviera todo en buen estado. Hasta que un día dejaron de venir a esa, la única tumba colorada del Cementerio de Reconquista, destacada entre la blancura de las demás.
Con el correr del tiempo, seguramente alguien encomendó a la memoria de Fardi alguna solicitud personal, que habiéndose cumplido permitió la difusión del milagro de su intercesión ante Dios. Las personas lugareñas comenzaron a encontrar un santón a quien encomendarse ante las dificultades. Uno que había cumplido con los pasos del culto popular: había muerto joven, cuando mucho se podía esperar de él, en una situación inesperada y trágica, dejando a su paso una estela de simpatía y bonanza.
Desde entonces, y en forma creciente, muchas personas necesitadas de alguna gracia especial se acercaron a la tumba del gitano a solicitarla.
Algunos, como mediador ante el Padre Dios y otros en pedido a su gestión directa para torcer las circunstancias.
Una vez lograda la solicitud, la retornan a la tumba y depositan en ella elementos de valor significativo y simbólico: cintas rojas (cada nudo que se hace en ellas corresponde a una promesa), monedas, medallas, cuadernos y carpetas escolares, libros de estudio, ramos, palmas y coronas de flores, plantas, rabos de ganado vacuno, cirio de colores (fue necesario construir un aditamento de mampostería a la tumba para el encendido de velas), infinidad de plaquetas de los más diversos materiales (algunas ya se desprendieron por el paso del tiempo), etc.
La extracción socioeconómica de los promesantes es variada, ya que la tumba del gitano convoca a personas de origen humilde, pero también a estudiantes, deportistas, profesionales. Esa concurrencia, de la que damos testimonio personal al cabo de años de observación, aumenta considerablemente el Día de los Fieles Difuntos. Puestos a contar en el año 1976, superaba largamente las 1.000 personas en sucesión de toda la jornada.
Dos disposiciones municipales, y en distintos años, primeramente troncharon el naranjo plantado en la tumba el primer día y luego, al uniforme sin excepciones el color de las tumbas del cementerio, hicieron que perdiera el rojo para pintarse de blanco.
A más de dos décadas de su fallecimiento, el nombre de Fardi continúa mencionándose con respeto y devoción y no hay día en que una lumbre no se encienda en su memoria ni alguien lo invoque en su desventura o en su esperanza.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s