Límites infranqueables

Mejora Emocional: Límites infranqueables

 

ImageProxy (1)

Antes de empezar una nueva relación (e incluso durante el transcurso de la pareja), es necesario que tengamos bien en cuenta cuáles son los límites que consideramos infranqueables.

Incluso, yo separaría en tres las opciones (de hecho, es lo que hago en mi vida): lo que me agrada, lo que no me molesta y podría tolerar y, principalmente, lo que nunca aguantaría.

Porque hay determinadas actividades y ciertos aspectos a los que, con el tiempo, podemos llegar a acostumbrarnos, aunque en un principio nos parezcan extraños. Por ejemplo, tal vez conoces a alguien que tiene un hobby poco común o que te resulta totalmente novedoso (un deporte extremo, una afición) y, con el tiempo lo acompañas, te acoplas a lo nuevo e incluso, comienzas a compartir algunas áreas, si te sientes cómodo haciéndolo. Conozco personas que pasaron de quejarse  porque su pareja dedicaba demasiado tiempo a un deporte a jugarlo con él (e incluso, resultaron mejor de lo esperado y le ganan en muchas ocasiones).

Pero los límites infranqueables tienen otro tenor.

Son aquellos que protegen tu integridad (tanto psíquica como física), tus creencias, tu espíritu, tus ideales.

Y es esencial que los tengas bien en claro para que, al conocer a alguien nuevo, tus alertas internas suenen de inmediato y emprendas la retirada lo más pronto posible, apenas atisbes el menor rastro de lo que ya conoces y quieres evitar.

Si ya has pasado por varias desventuras amorosas y consideras que sueles toparte con seres agresivos, que no te respetan, manipuladores o poco genuinos y tus experiencias han terminado en el desánimo, puede deberse a que tus límites infranqueables no estén bien definidos.

Te propongo, entonces, que hagas una lista.

Sí, con un bolígrafo y lápiz (o en tu PC). Si es en este mismo momento, mejor, si no en el transcurso del día o mañana.

Créeme que en el momento en que conozcas una persona nueva y se te active la intuición o tengas alguna duda, aunque sea pequeña, agradecerás el tener esta lista a mano, preparada en otro momento y con la mente fría.

EJERCICIO

Divide tu lista en tres partes: cosas que te gustan, cosas que no te molestan y límites infranqueables.

Imagina, entonces, todas las situaciones que te vengan a la mente e incorpóralas a alguna de ellas tres.

Piensa en cómo sería una semana entera estando en pareja, día por día, y rellena los tres espacios.

No importa si uno está más poblado que los demás o si otro queda semivacío.

Luego de imaginar tu semana en pareja, la última parte del ejercicio:

Recuerda cómo fueron tus vínculos de pareja anteriores.

Qué te agradaba.

Qué te molestaba.

Qué no supiste manejar.

Qué te dejó secuelas emocionales que aún hoy estás tratando de resolver.

Escribe y escribe.

Cuantos más elementos tenga tu lista, tanto mejor para ti.

Cuando la hayas terminado (por hoy), guárdala en un lugar de fácil acceso.

A futuro, cuando quieras modificarla, no borres nada, tacha lo que no vaya en una columna y prefieras que esté en otra o que desaparezca (esto te irá dando la pauta de cómo algunas situaciones se van modificando y si toman el rumbo que deseas).

¡Comparte conmigo tu experiencia!

Lectura relacionada: Cuando basta es BASTA

Anuncios

Joselu: profesor de Secundaria

No elegí ser profesor
Un aula es una radiografía de la especie humana
La Literatura será solo para unos pocos
…somos un país mediano, con bastantes aspectos de pobreza.”
Decía Paulo Freire, educador y pedagogo brasileño, que la enseñanza exige compromiso. El maestro no puede ser un simple transmisor de conocimientos que con el tiempo pierdan su vigencia. Precisamente, esa es una de las premisas de José Luis González Varela, quien se esfuerza por crear el entorno educativo adecuado para propiciar en sus alumnos una conciencia crítica.
Imagen
Joselu, como se le conoce en las redes sociales, imparte Lengua y Literatura Española en el Instituto María Aurélia Capmany de Barcelona, España. Esta institución recibe un gran número de estudiantes inmigrantes procedentes fundamentalmente de Marruecos y América Latina.
   En su blog Profesor en la Secundaria, Joselu describe las vivencias y preocupaciones que bien pudieran coincidir con el quehacer de cualquier educador, independientemente del país donde viva. También muestra su pasión por los valores primordiales que el ser humano debería defender.
   ¿Por qué decidiste ser maestro?
   No elegí ser profesor. Fue la única salida que tenían mis estudios de Filología y así me vino impuesto por la realidad. Cuando yo estudiaba, nunca pensé en ser profesor. Me gustaba la literatura y leer, pero no imaginaba que estaría en un aula frente a alumnos. Sin embargo, cuando tuve que hacerlo, me di cuenta de que me gustaba, especialmente al empezar a dar clases en la enseñanza pública. Estuve dos años en la privada, pero no guardo un gran recuerdo de aquello. Mi epifanía como profesor tuvo lugar en un pueblo de Barcelona, donde fui consciente de la pasión que despertaba en mí ser profesor.
   Esta frase la he tomado de uno de tus comentarios: “Como profesores tenemos una responsabilidad, la de alumbrar humanamente a nuestros alumnos además de enseñarles materias”. ¿Cómo pones en práctica esta idea?
   ¿Que cómo la pongo en práctica? Como puedo. Intentarlo lo intento, pero nuestra voz no llega necesariamente a sus destinatarios. Nos separa ese estado de confusión que es la adolescencia en que todo se ve desenfocado. A veces logramos alumbrar humanamente a nuestros alumnos y otras no lo hacemos. No podemos, bien sea porque el profesor no tiene la potencia suficiente debido a que está en crisis o porque los alumnos no están en onda para captar nuestros mensajes. Entre los alumnos hay de todo, existen todas las calidades humanas posibles. Los hay maravillosos, tenaces, sedientos de saber, y también los hay rastreros, envidiosos, llenos de malos sentimientos. Un aula es una radiografía de la especie humana. Quizás todavía viven un momento en el que pueden ser influidos, pero dudo que esto sea posible si no hay una predisposición del ánimo para recibir ese intento de alumbramiento.
  También has comentado que “los alumnos de hoy tienen menos capacidad interpretativa, menos paciencia, menos concentración, son un desastre expresivo y ortográfico”. ¿Qué futuro le ves entonces a la enseñanza de la Literatura en las escuelas?
   Pues no muy buena. Leer no gusta en general. Hay muchos artilugios que captan más su atención que un humilde libro con mensajes más o menos críticos. Es más sugerente la play, la Xbox, el móvil, la nintendo, los videojuegos en general. La literatura será solo para unos pocos. A mis alumnos de bachillerato no les entusiasma la literatura, ni se compran los libros de lectura. Eso ha pasado a la historia. Todo esto no impide que nosotros como profesores sigamos intentándolo. Es nuestro deber urdir estrategias para conseguir llevarles a la lectura. Pero me has preguntado y he sido sincero.
   La era digital brinda herramientas a quienes nos hemos propuesto educar a las nuevas generaciones. ¿Entre tantas aplicaciones y aparatos tecnológicos, cuáles utilizarías para tus clases de Literatura? ¿Cuáles desecharías definitivamente?
   Yo me sirvo de Edmodo para comunicarme con mis alumnos. Allí les cuelgo las tareas, los materiales, mis mensajes, los exámenes (que se pueden responder online)… Les hago componer glogs y a veces uso los blogs con mucho aprovechamiento. Alguna vez, los wikis. Por supuesto también utilizo el correo electrónico. Hay muchas aplicaciones interesantes. En cuanto a desechar, no sé. Lo cierto es que antes empleaba mucho el blog de la clase, pero he dejado de tener tanto interés como al principio cuando iniciábamos el camino. Yo los empecé a utilizar hace siete años cuando todavía era novedad.
   Has escrito sobre el desinterés que muestran algunos de tus alumnos inmigrantes. ¿Será la manera en que protestan por encontrarse lejos de sus países de origen o tendrá que ver con sus carencias educativas?
   Yo no sé si he dicho (creo que no) que mis alumnos inmigrantes muestren desinterés. Hay de todo. Hay niños extraordinarios, tenaces y luchadores y hay otros que son todo lo contrario, como entre los españoles que no son precisamente un ejemplo de valores positivos. En mi instituto, el sesenta por ciento o más es inmigrante. Y no me encuentro a disgusto. He reflexionado intensamente sobre las chicas y el islam en algunos post de mi blog. Es un tema que me ha interesado mucho. En mi centro hay una buena integración de los inmigrantes. No son extraños.
   ¿De qué países son tus alumnos inmigrantes?
 Sobre todo de Marruecos. También de países como Ecuador, Bolivia, Chile, Argentina, República Dominicana. Hay algunos pakistaníes, georgianos, chinos, portugueses.
 ¿Cuál es tu percepción sobre los procesos migratorios? ¿Ha cambiado tu visión sobre este tema cuando, una vez más en la historia de España, muchos de tus compatriotas se han visto obligados a emigrar?
   Supongo que durante años pensamos que solo éramos un país receptor de flujos migratorios y ahora vemos que somos nosotros, nuestros hijos, los que tienen que emigrar. Es una buena lección. Sí, ha sido toda una experiencia que nos ha llevado de cierta prepotencia a saber realmente dónde estamos en el mundo. Y lo cierto es que somos un país mediano, con bastantes aspectos de pobreza.
   En tu blog se percibe un alto grado de nostalgia por el pasado. Sin embargo, me gustaría que te pusieras en el lugar de los jóvenes. Imagina que tienes 20 años. ¿De qué manera actuarías ante la modernidad? ¿Qué estilo de vida asumirías?
 
   No sé si de mi blog se desprende un alto grado de nostalgia por el pasado. Mi blog son ocho años y más de 600 post. Mi blog no es una publicación de tesis pedagógicas sino que más bien plasma la evolución existencial de un profesor que asiste a veces con entusiasmo, a veces desgarrado, a su realidad educativa, y la sufre y la goza. He querido reflejar el mundo interno de un profesor desvelándome a veces en lo que ha sido calificado como desnudamiento interior. He pasado depresiones y momentos de éxtasis. En el blog ha ocurrido de todo. Creo que es un blog muy contradictorio del que no puede desprenderse ninguna tesis. Sí, es cierto que he vivido en el pasado experiencias magníficas con mis alumnos, pero no los cambio por los que tengo ahora que me absorben y me dan vida. También es cierto que mi carácter, entre melancólico y exaltado, puede dar la impresión de nostalgia, pero no olvides que los revolucionarios románticos exaltaban el pasado para lanzarse a continuación a las barricadas. La nostalgia es un estado natural del ser humano. Mi hija de catorce años es profundamente nostálgica. Es algo que está presente, pero no es lo único. No me gustaría pensar que mi blog abraza esencialmente la nostalgia. Lo he podido hacer en algún momento, pero no pienso que esa sea su línea fundamental.

PEDERASTIA, PATRIARCADO Y MASCULINIDAD

COMPARTIDO POR MABEL BARBICH EN FACEBOOK

abusadores

 

por Juan José Tamayo
Teólogo español

La pederastia es el mayor escándalo de la Iglesia católica de todo el siglo XX y de principios del siglo XXI, el que más descrédito ha provocado en esta institución bimilenaria y el que ha generado más pérdida de creyentes, que han abandonado la Iglesia, bien dando un portazo, bien hecho mutis por el foro. Algunos de los que se presentaban como modelos de entrega a los demás, se entregaron a crímenes contra personas desprotegidas. Algunos de los que eran considerados expertos en educación, utilizaron su supuesta excelencia educativa para abusar de los niños y las niñas que los padres les confiaban para recibir una buen formación. Algunos de los que se presentaban como guías de “almas cándidas” para llevarlas por el buen camino de la salvación, se dedicaban a mancillar sus cuerpos y anular sus mentes.

Y eso sucedió durante décadas en no pocas de las instituciones religiosas: parroquias, seminarios, colegios, noviciados, etc., y afectó a decenas de miles de víctimas, según el reciente Informe de la ONU. Los delitos sexuales fueron cometidos por miles de eclesiásticos apoyándose en su poder espiritual, que demostró ser una coraza para actuar criminalmente y protegerse de la justicia. ¡El poder, siempre el poder! Y en este caso, el poder espiritual, el más dañino de los poderes cuando se desvía del camino de la espiritualidad liberadora, transita por la senda del control de las conciencias y manipula la voluntad de los creyentes; y el poder patriarcal, que ha ejercido más violencia en la historia que todas las guerras. ¡El poder espiritual y el poder patriarcal siempre unidos en las religiones!

¿Desconocía el Vaticano tan extendida, programada y perversa situación de la pederastia y tan humillantes prácticas para las víctimas? La conocía perfectamente, ya que hasta él llegaban informes y denuncias que archivaba sistemáticamente hasta olvidarse de ellas. A las víctimas y a los informantes les imponía silencio para salvar el buen nombre de la Iglesia, amenazando con penas severas que podían llegar hasta la excomunión si osaban hablar. Tal modo de proceder creó un clima de permisividad, una atmósfera de oscurantismo y un ambiente de complicidad con los abusadores, a quienes se eximía de culpa, mientras que la culpabilidad se trasladaba a las víctimas, que se veían bloqueadas para ir a los tribunales ante la imagen de autoridad que daban los pederastas. Hacerlo público se consideraba una desobediencia a las orientaciones eclesiásticas y una traición al silencio impuesto por las autoridades competentes, que decían representar a Dios en la tierra.

No importaba la pérdida de dignidad de las víctimas, ni los daños y secuelas, muchas veces irreversibles, ni las lesiones graves físicas, psíquicas y mentales con las que tenían que convivir los afectados de por vida. Faltó com-pasión con las víctimas y sensibilidad hacia sus sufrimientos. No hubo acto de contrición alguno, ni arrepentimiento, ni propósito de la enmienda, ni reparación de los daños causados, ni se produjo acto alguno de rehabilitación, ni se hizo justicia. Todo lo contrario: se echó más leña al fuego de las agresiones. Tal actitud supuso una nueva y más brutal agresión.

Sucede, además, que la mayoría de las veces los casos de pederastia se produjeron en instituciones y centros de formación masculinos dirigidos por varones: párrocos, formadores de seminarios, educadores de colegios, maestros de novicios, padres espirituales, obispos, todos célibes, en el ejercicio del poder patriarcal en estado puro. Lo que demuestra que el patriarcado recurre incluso a los abusos sexuales para demostrar su poder omnímodo en la sociedad y en las religiones y, en el caso que nos ocupa, sobre las personas más vulnerables. Un poder legitimado por la religión, que convierte a los varones en “vicarios de Dios” y portavoces de su voluntad. Es la forma más perversa de entender y de practicar la masculinidad, que despersonaliza y cosifica a quienes previamente ha destruido. Masculinidad y violencia, pederastia y patriarcado son binomios que suelen caminar juntos y causan más destrozos humanos que un huracán.

El cáncer de la pederastia con metástasis, extendido por todo el cuerpo eclesial, es la mejor y más fehaciente prueba del fracaso del catolicismo del Juan Pablo II y del cardenal Ratzinger, que los encubrieron: el primero como papa concediendo todo tipo de atenciones religiosas a reconocidos pederastas como Marcial Maciel; el segundo como todopoderoso presidente de la Congregación para la Doctrina de la Fe durante casi un cuarto de siglo. Este último, siendo papa, Benedicto XVI, se vio obligado a dimitir ante la suciedad que le llegaba al cuello y que no supo limpiar a tiempo. ¿Quiso limpiarla de verdad? No lo sabemos. Lo cierto es que no lo hizo. ¿No pudo? Claro que pudo. ¿No demostró mano dura con los teólogos y las teólogas que disentían de su manera de pensar, a quienes vigiló detectivescamente, impuso silencio, retiró el reconocimiento de “teólogos católicos”, condenó sus libros, expulsó de sus cátedras? ¿No puso bajo sospecha a la Conferencia de Liderazgo de Mujeres Religiosas de Estados Unidos –que representa al 80% de monjas de ese país-, a quienes acusó de feminismo radical y las colocó bajo el control de un arzobispo, que actúa como detective? ¿Por qué entonces le tembló el pulso y no actuó con la misma contundencia ante los casos de pederastia?

Aunque con retraso, llega ahora una severa denuncia de la ONU contra el Vaticano, al que acusa de anteponer su reputación a la defensa de los derechos de los niños, de violar la Convención que protege dichos derechos, de no reconocer la magnitud de los crímenes, de ejercer una prolongada y sistemática política de encubrimiento de la violaciones y, ante la gravedad de los hechos, limitarse a trasladar a los pederastias de parroquias.

La reacción inmediata del Vaticano, a través de su portavoz, el jesuita Federico Lombardi, no ha sido precisamente la de ofrecer su colaboración a la ONU y a los tribunales civiles de justicia, ni la de proceder con urgencia al esclarecimiento de tamaños crímenes. Lo que ha hecho ha sido contra-atacar y acusar a la ONU de llevar a cabo “ataques ideológicos” y de interferirse en las enseñanzas de la Iglesia y en la libertad religiosa. Me parece una respuesta equivocada, ya que, a mi juicio, la ONU no hace ataques ideológicos ni se interfiere en asuntos ajenos a su competencia, sino que exige, como es su obligación, el cumplimiento de la Convención de los Derechos del Niño. ¡Demasiado tarde lo ha hecho!

Si el modelo de Iglesia de los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI fracasó, entre otras razones, por su actitud permisiva hacia la pederastia, el nuevo modelo de cristianismo que está gestándose solo puede ver la luz si el Vaticano cambia de actitud en este tema. En una institución tan centralista y vertical como la Iglesia católica, donde el papa tiene la plenitud del poder, le corresponde a Francisco responder a las graves denuncias y a las legítimas peticiones de la ONU sin titubeos ni estrategias dilatorias, y actuar con contundencia contra la pederastia: poner fin a la impunidad, condenar públicamente los crímenes cometidos, pedir perdón por ellos, cesar en sus funciones a los responsables, abrir los archivos donde se encuentra la información acumulada durante décadas y entregar a la justicia a los pederastas y a sus encubridores.

Y debe hacerlo sin demora, ya que el tiempo puede jugar a favor de la credibilidad de Francisco, que hoy es muy elevada, pero también en contra. A mayor retraso y más ambigüedad en la respuesta, más pérdida de credibilidad; a más celeridad en la colaboración y más contundencia en la condena de la pederastia, el papa argentino será más creíble.

Si se refugia en injustificados contra-ataques, como ha hecho torpemente su portavoz monseñor Lombardi, y no actúa en la dirección que le ha marcado la ONU, mucho me temo que la reforma de la Iglesia con la que se ha comprometido fracasará. Sus gestos de apertura se quedarían en gestos para la galería y sus palabras de solidaridad se las llevará el viento. ¡Así de triste! Espero y confío en que esto no suceda.

Arte y creatividad en campañas contra el SIDA

Publicado el 01/12/2008 a 20:31

Por raulcelsoar

Arte y creatividad en campañas contra el SIDA

sida_but

Una serie de videos que muestran el modo en que el talento se pone al servicio de la prevención. La imperiosa necesidad de comunicar estrategias de prevención del SIDA ha impulsado a numerosas instituciones, agencias internacionales y locales a convocar a los “creativos” del mundo de la publicidad.

Los resultados apelan a todos los lenguajes y a todos los destinatarios según sus propios códigos con el objeto de difundir un mensaje cuya urgencia sanitaria no admite demoras.

El arte y la inteligencia aplicadas sobre un mensaje claro hacen posible que los públicos más diversos encuentren sus propias motivaciones culturales, generacionales y lingüísticas para escuchar lo que se les dice. Van algunos ejemplos para tomar en cuenta. 

¿Por qué me convertí en ateo?

¿Por qué me convertí en ateo?

Aunque no tengo que dar explicaciones, quiero compartir esto con ustedes, y deseando lo tomen como mi experiencia personal, sin intenciones de incitar a nadie a seguir mi conducta, ni tampoco discriminando, desalentando o menospreciando, a quienes siguen una religión, monoteísta o politeísta, sino permitiéndome un consejo para los que tienen esa postura, aunque parezca una insolencia de mi parte, en este sentido: Quien crea, profese, o predique una doctrina cualquiera relacionada con las religiones, que realmente viva esa religión con el corazón, más allá de los ritos, que son secundarios.

Nací en un hogar cristiano, por lo cual, teniendo 48 horas de existencia, me bautizaron en la iglesia Católica, Apostólica y Romana. Me pusieron por nombre principal el mismo que llevaba mi padre, y como segundo apelativo, me tocó el de Celso, por dos motivos: el cura párroco se llamaba así y nací el día después de la veneración de San Celso.  Como casi todos los descendientes de inmigrantes, fundadores de Avellaneda, traían esa fe muy arraigada. Los inmigrantes, en plena selva chaqueña, antes de construir sus viviendas, edificaron el templo –un racho de barro techado con paja-  y luego se dedicaron a satisfacer sus necesidades de mínima supervivencia.

Esto se fue transmitiendo de generación en generación, y mis padres eran devotos y practicantes católicos, y de allí su decisión de bautizarme. El entorno también era religioso, y aunque existía la escuela pública, en la esquina en diagonal frente a mi casa, me enviaron a un colegio privado religioso, primero de monjas, pero al pasar al segundo grado, tenía que cambiar, porque no admitían la educación mixta en ese tiempo, así que pasé al colegio de los curas.

La educación escolar, incluía por supuesto a la asignatura Religión, y estaba todo relacionado: de allí pasar a ser monaguillo (acólito que ayuda al sacerdote en los oficios religiosos), y luego a seminarista, en la localidad de Fátima, cercana a la ciudad de Pilar, a casi unos 800 kilómetros de Avellaneda,  para ser uno como ellos, y dándoles así el orgullo a mis padres de tener un hijo cura, aunque mi madre tenía algo de miedo, porque en esa época, la dirigencia política tenía algunos enfrentamientos con los clérigos, produciéndose el incendio de algunas iglesias, en la ciudad de Buenos Aires. Por decisión propia, y provocando el enojo de mi madre, estuve solamente tres años como pupilo en el seminario, mientras cursaba la enseñanza media, que luego terminé en un Instituto de acá, que no dejaba de ser de orientación católica, pero que admitía alumnos de ambos sexos.

Poco a poco, fui alejándome de las prácticas religiosas, aunque siempre me interesó todo lo relacionado con las religiones, convirtiéndome en un estudioso de la Biblia, que es el libro más editado, publicado y traducido del mundo, y no como lamentablemente leí por acá, la deplorable expresión, “un simple libro choto conocido como La Biblia”. La Biblia, es un compendio de libros, escritos desde hace unos dos mil años antes del nacimiento de Jesús, y hasta unos cien años de esta era. El Antiguo Testamento, comprende libros históricos, dirigidos al pueblo hebreo, luego judío, y contiene relatos historiográficos, adornados con varios poemas alegóricos, como por ejemplo, el de la creación del mundo y del hombre mismo, inspirados en leyendas de civilizaciones que circundaban al pueblo elegido y que generalmente adoraban a varios dioses. Estos escritos, tenían por fundamento, acrecentar la fe de los judíos, haciendo responsable a su único dios, como creador de todo lo existente y reglar una serie de disposiciones, que se le atribuyen a Moisés, que todavía hoy, los judíos ortodoxos observan. Muchas de ellas, como por ejemplo la prohibición de comer carne de cerdo, definiendo a este animal como impuro, tenían que ver con cuestiones de profilaxis e higiene. Otras, eran para apartarlos de las atracciones que ofrecían las religiones de los pueblos vecinos.

Luego están los libros proféticos, donde iluminados que aparecían generalmente en momentos difíciles del pueblo de Israel, decían hablar por boca de Dios, presagiando grandes catástrofes, pero por sobre todo, indicando a la nación, el comportamiento que debían seguir, para mantener su unidad, su expansión, y a quienes tenían que perseguir, contra quienes tenían que hacer la guerra , y quienes debían ser sus jefes a lo largo de la historia; primero fueron los Jueces, y luego los Reyes, aunque otros personajes, sin ser lo uno ni lo otro, se destacan por sus habilidades guerreras u otras manifestaciones de su carácter o su profunda fe en el único dios.

También contiene esta parte de la Biblia, los libros sapienciales, que sirven a cualquier humano dispuesto a leerlos, ya que contiene proverbios, exhortaciones, poemas, salmos, y ejemplos de vida en sumisión al dios todopoderoso.

El Nuevo Testamento, contiene los libros escritos, después del nacimiento de Jesús. ¿Quién fue Jesús? Históricamente, efectivamente existió.  Jesús -Yeshúa (nombre común en la época)- de Nazaret), nacido en Belén, lo que es un símbolo teológico que resalta la ascendencia del Rey David  (probablemente entre el 6 y el 4 AC) durante el reinado de Augusto (37 aC a 14 dC), en vida de Herodes el Grande. Sus padres fueron José y María. Sus hermanos Santiago, José, Judas, Simón…. y también tuvo hermanas. Hablaba  arameo (materna) y hebreo (sinagoga), quizás algo de griego (hablado por comerciantes) y, menos probable, latín (hablado por funcionarios romanos). Su estado civil era: soltero, elegido voluntariamente. (En su época se consideraba al matrimonio como una bendición de Dios, por lo que todos se casaban, excepto los esenios). Su religión era la  judía (un judío marginal). Laico, no sacerdote. Por eso tuvo varios enfrentamientos con los Fariseos, clase social dominante tanto política como religiosamente. Del mismo modo los tuvo con los Saduceos,  pero por otras cuestiones.

Sabe leer (lee la Sagrada Escritura), pero nunca escribió nada. Probablemente aprendió en la familia y en la sinagoga de Nazaret. En la época solo leían y escribían los escribas  (élite intelectual).  Trabajo: quizás carpintero-albañil (puertas, ventanas, muebles domésticos…), manejo de herramientas. Miembro de una sociedad rural, de vida modesta, como el 90% de la población.

Jesús tuvo amigos, como todo ser humano, y vivió con ellos en sus casas. Cuando estaba en Cafarnaúm habitaba la casa de la familia de Pedro, en la que ocupaba siempre la misma habitación. Tras su muerte, en ella se han ido construyendo sucesivas iglesias y basílicas. También cuando iba a Betania acudía a casa de Lázaro, Marta y María.

Se relacionó con sus apóstoles y discípulos, que le seguían a todas partes y vivían de forma itinerante, con mucha gente corriente, especialmente los marginados (mujeres, ancianos y ancianas, niños y niñas, pobres, enfermos… todos los excluidos de aquella sociedad), con algunos ricos (Zaqueo…), con adversarios (fariseos, saduceos, sacerdotes del templo…), con su familia y también con la autoridad al final de sus días.

Tras su bautismo en el río Jordán por Juan el Bautista,  hecho que significó un cambio profundo en su vida, comenzó su vida pública, predicando la llegada del Reino y haciendo curaciones.Predicó el Reino o Reinado de Dios como buena noticia para los excluidos y lo mostró con sus palabras y su forma de vida

Relató a través de parábolas los valores del Reino (contravalores en aquella sociedad y también en la nuestra). Se retiró frecuentemente a orar, en silencio, algunas veces acompañado por sus amigos más íntimos. Realizó sanaciones y devolvió la dignidad a los enfermos. Comió muchas veces con gente de “mala reputación” (publicanos, pecadores, putas…)

Expulsó a los mercaderes del Templo. Superó la Ley de Moisés porque el hombre estaba por encima de ella: curaba en sábado, no ayunaba, no ofrecía sacrificios en el Templo…

Jesús murió crucificado en Jerusalén, en un patíbulo romano, tras un juicio romano y una sentencia romana en la que también participaron las autoridades judías (sacerdotes). ¿Por qué lo mataron? Por su forma de vida, por lo que hizo y dijo.

Imagen

IMAGEN MÁS PARECIDA AL JESÚS HISTÓRICO

Imagen

UNA DE LAS TANTAS IMÁGENES DE ARTISTAS MEDIEVALES O DEL RENACIMIENTO

Jesús aparece en repetidas ocasiones en obras de escritores romanos como Tácito, Suetonio, Flavio Josefo y Plinio el Joven.  The New Encyclopedia Britannica (1995) afirma: «Estos relatos independientes demuestran que en la antigüedad ni siquiera los opositores del cristianismo dudaron de la historicidad de Jesús, que comenzó a ponerse en tela de juicio, sin base alguna, a finales del siglo XVIII, a lo largo del XIX y a principios del XX».

Desde mi punto de vista fue el más grande de los Profetas, y sus enseñanzas tienen vigencia para cualquier ser humano, independientemente de la religión que profese o no. Siguiendo con la Biblia, en el Nuevo Testamento, están los cuatro evangelios (palabra que significa buena noticia), y que de ninguna manera son una historia de Jesús, sino un compendio de sus dichos y sus obras, contado por dos de sus apóstoles, Mateo y Juan, y también por Marcos (discípulo de Pedro) y por Lucas, un griego instruido que lo escribe especialmente para su pueblo originario. Mateo en cambio, se dirige a sus conciudadanos Judíos, haciendo referencia a todas las profecías, que fueron anunciadas acerca del Mesías, y que se van cumpliendo a medida que transcurre la vida de Jesús.

Su error fue haberse autoproclamado, Hijo de Dios, y Rey de los Judíos. Esto le costó la vida, en una terrible sucesión de tormentos, al estilo romano, reservado para delincuentes comunes, y ante la exigencia de los líderes fariseos que clamaban por su crucifixión, y como no la podían concretar por sus medios, tuvieron que recurrir al Procurador romano, Poncio Pilatos, personaje de indudable existencia histórica.

Los judíos esperaban un Mesías, pero poderoso, un verdadero Rey, que los librara de la ocupación romana, y no un vago, con apariencia de hippie y que para ellos decía cosas absurdas o blasfemaba contra su verdadero dios. Todavía lo están esperando.

Más adelante volveré sobre el tema…

febrero de 2014

Infieles: conoce las profesiones más adúlteras

Estamos en una sociedad donde se cataloga todo. Los 5 coches más caros, los 5 políticos más tontos, los 5 jueces más prevaricadores – no piensen en Garzón que no hemos dicho nada aún- y hoy abordamos un tema interesante. Atención infieles, hoy damos a conocer las profesiones más adúlteras que existen. No es ser que diría el otro, es estar. Ahí vamos Según el portal para infieles más grande del mundo ‘Ashley Madison’, las personas dedicadas a la docencia universitaria y los médicos son los profesionales más infieles. La encuesta está  realizada en Colombia pero es ampliable al resto del planeta con un tanto por ciento de error de un 5%. Ahora conocerán las profesiones más adúlteras. –

 

size1_68733_los-hombres-son-infieles-cuando

 

Ahí las tienen.

1. Médicos, enfermeras y paramédicos

Las largas jornadas laborales y el estrés hacen que estas personas se acerquen más. Además, los turnos en la noche propician un panorama ideal para una aventura. Según la encuesta, estas infidelidades suceden en un 37% con compañeros de trabajo y en un 25% con pacientes.

2. Profesores universitarios

Cada vez es más frecuente la idea del estudiante de estar con un profesor experimentado. Ellos están en el segundo lugar del ránking con el 18%.

3. Pilotos y azafatas

Su trabajo impide que pasen largos periodos de tiempo con su familia o sus parejas. En consecuencia, su vida sexual suele ser irregular.

4. Psicólogos

Esta profesión hace que los pacientes se sienta comprendidos y a su vez atraídos por sus doctores, quienes muchas veces también logran entablar vínculos afectivos.

5. Abogados y secretarias

Largas reuniones y no disponer de un horario determinado pueden incitar a la atracción y los juegos en la oficina.

6. Profesionales de los medios de comunicación

Escritores, periodistas, fotógrafos, diseñadores, productores, cámaras y otras personas relacionadas con este tipo de trabajo pueden ser más vulnerables, pues comparten con otras personas diferentes escenarios y viajes durante mucho tiempo. En este orden de ideas, el portal de infieles también menciona en la lista a los militares, los músicos, los vendedores, los modelos, los barman y los deportistas como posibles adúlteros. Y dicho esto, yo conozco a un panadero que no para en cantidad y calidad. Infiel por naturaleza y no veo su profesión como de las más adúlteras. Fuentes: Ashley Madison –

DEL BLOG piensaenbrooklyn.blogspot.com.es

Delitos Ecológicos y Seguridad Ambiental

Por Lic. Antonio Elio Brailovsky
Ex-Defensor del Pueblo Adjunto
de la Ciudad de Buenos Aires
brailovsky@infovia.com.ar

Argentina

El tema de la seguridad ambiental en la Argentina tiene varias facetas o escalas de trabajo, que deberían tenerse en cuenta de un modo integrado:

1. La investigación de los delitos ecológicos.
2. La represión de los delitos ecológicos.

1. La Investigación de los Delitos Ecológicos

Necesidad de una Fiscalía Ambiental y de apuntar a la creación futura de Tribunales Ambientales.

La Argentina carece de una estructura específica para la investigación de los delitos contra el ambiente. En realidad, la mayor parte de las denuncias sobre este tipo de delitos son formuladas por organizaciones no gubernamentales, que carecen de los medios técnicos y competencias para llevar adelante las investigaciones necesarias sobre el tema.

Por otra parte, tanto nuestra propia experiencia en la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires como la información obtenida sobre otros organismos nos muestra que en un organismo con objetivos generales el tema ambiental se suele considerar como de segunda importancia con respecto a otros. Esto significa que le darán menos competencias y menos posibilidades de actuar de las que necesita.

En nuestra opinión, se necesita de un área específica para la investigación de los delitos ambientales. Por supuesto que las distintas fiscalías toman a menudo temas ambientales, pero lo hacen de buena voluntad, sin la formación profesional necesaria para hacerlo. Esto aumenta mucho las posibilidades de error en un tema muy específico desde lo técnico.

Se establece así una cadena perversa en la cual la Policía no actúa porque no recibe las instrucciones adecuadas, ya que quien tiene competencia para darlas no está en tema y quien conoce el tema no tiene las competencias necesarias para convocar a las fuerzas de seguridad.

En reuniones con el área Delitos Ambientales de la Policía Federal nos han confirmado que los jueces que tienen a cargo casos ambientales no saben qué pedidos hacer a la Policía, con lo cual se desvirtúa su rol como auxiliar de la Justicia.

Los países centroamericanos y México han dado pasos significativos en el tema al constituir fiscalías ambientales. Con las lógicas variaciones locales, hay consenso en su efectividad para ayudar a frenar los delitos contra el ambiente.

En la fundamentación para constituir la fiscalía ambiental, en 1998, el Procurador General de la República Mexicana dijo que: “El fortalecimiento de las instituciones de procuración de justicia tiene que ser adoptado para frenar la delincuencia, cada vez más agresiva, más diversificada y sofisticada en sus métodos, más poderosa en sus recursos, cada vez con mayor poder o infiltración de las instituciones y con mayor capacidad de corrupción”. Es decir, que los cambios en las modalidades de actuación de la delincuencia exigen cambios en la forma en que actúe la Justicia. Lo que también es válido para la Argentina.

Honduras tiene nueve fiscales ambientales, Guatemala trece y Costa Rica tres, los que atienden centenares de casos, con grandes dificultades presupuestarias para realizar sus investigaciones, pero también con resultados significativos.

Un informe sobre las fiscalías ambientales de España señala que “los fiscales del ambiente disponen, lógicamente, de tiempo específico para investigar este tipo de delitos, pero sobre todo disponen de especialización, tanto jurídica como técnica, en esta materia. Esto es muy importante porque la averiguación de los autores de estos delitos, la determinación de daño o, en su caso, del peligro para el ambiente o el examen de las normas administrativas aplicables para la configuración de muchos de estos tipos penales presentan particularidades notables y no son normalmente tareas fáciles y a las que estén acostumbrados los fiscales.”

“En los delitos ambientales, además, es fundamental la intervención del Ministerio fiscal puesto que, así como en otros tipos de delitos suele haber perjudicados, dañados u ofendidos, en los relativos al ambiente muchas veces no los hay y, aunque la acción penal siempre es pública, en estos casos no la suele ejercitar nadie. Las asociaciones ecologistas están normalmente desbordadas en su labor de iniciar acciones legales de defensa de la legalidad ambiental. En muchas ocasiones, ante hechos claramente delictivos no pueden hacer otra cosa que presentar denuncias ante los juzgados, ya que interponer querellas no suele ser viable por la dificultad de obtener pruebas para imputar a los autores, por la frecuente imposición de fianzas impagables o por las costas procesales”.

“La existencia de Fiscales del Ambiente, siempre que se tomen su labor en serio, claro está, permite la apertura de investigaciones para, con el auxilio de la Policía Judicial, practicar diligencias, instar ante el juzgado la adopción de medidas cautelares y ejercitar las correspondientes acciones penales. Asimismo está entre sus funciones el velar por el cumplimiento de las resoluciones judiciales (autos o sentencias) que afecten al interés público o social”.

“Así pues, la complejidad y especificidad de este tipo de delitos hace que cada vez aparezca más necesaria la creación de una Fiscalía Especial del Ambiente en cada Tribunal Superior de Justicia y en cada Audiencia Provincial, dotada de suficientes fiscales y de adecuados medios (por ejemplo: Ecotoxicólogos forenses). Esta figura de la Fiscalía Especial ya existe, adscrita a la Fiscalía General del Estado, para los delitos relativos a la corrupción económica o al narcotráfico”.

Durante 1996, en la Fiscalía del Ambiente de Madrid se realizaron 90 diligencias, de las cuales terminaron en juicio 66. Se interpusieron 12 querellas, otras tantas denuncias y se abrieron 22 expedientes administrativos. En estos datos adquieren protagonismo los delitos establecidos en el artículo 325 del Código Penal, relativo a aquellos cometidos contra los recursos naturales y el ambiente, ya que el 80% de las querellas y el 30% de las denuncias están inspiradas en él.

Desde que se creó esa Fiscalía, los delitos denunciados se refieren a procesos contaminantes más sutiles y menos evidentes que hace unos años (bifenilos policlorados (PCBs), metales pesados, Mercurio, dioxinas). Para perseguirlos, el fiscal trabaja en estrecha colaboración con la Policía Judicial y, en menor medida, con la Patrulla Verde del Ayuntamiento de Madrid.

Para probar la veracidad de los hechos denunciados, las pruebas periciales son cada vez más complejas en casos como contaminación por dioxinas o vertidos, por lo que requieren habitualmente la ayuda del Instituto de Toxicología, del Instituto de Salud Carlos III, o de determinadas cátedras de la Facultad de Biología o de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes. La Fiscalía está en buena sintonía con la sociedad civil, no en vano son los particulares los que más se dirigen a denunciar delitos.

La creación de Fiscalías Ambientales es el primer paso en la introducción del tema ambiental en el sistema argentino de Justicia. Es el primero, pero no debería ser el último.

Esto debería apuntar a la creación de tribunales específicamente ambientales, con competencias, conocimientos técnicos y equipos periciales propios. Actualmente, ante un daño ambiental, los jueces no saben qué medidas ordenar a la Policía, qué pericias pedir ni a quién pedirlas ni de qué manera hacerlas. Con frecuencia, ni siquiera consideran importante atender al tema.

Necesitamos Tribunales Ambientales que cuenten con un cuerpo de peritos propio conformado por técnicos especializados en estos temas.

No existe en la actualidad un cuerpo de peritos ambientales registrado ante la Suprema Corte de Justicia a los cuales acudir cuando se necesita un informe válido para presentar en juicios ambientales. Actualmente el sorteo se realiza entre el registro que incluye peritos calígrafos, contables, etc.

En cuanto a la actitud actual de los jueces, bastarán un par de ejemplos, en cuestiones que hemos seguido de cerca:

  • Durante una década se produjeron 300 incendios intencionales en la reserva Ecológica Costanera Sur, sin ninguna intervención de la Justicia. Sin embargo, en muchos casos el personal de la Reserva había capturado a los incendiarios y aún los había filmado. Entregadas las pruebas al juez respectivo, los había puesto en libertad sin interrogarlos ni abrir ninguna causa. Fue necesario que nosotros publicáramos los nombres y los teléfonos de los últimos diez jueces que no habían actuado, teniendo las pruebas en la mano, para que numerosos ciudadanos los llamaran para reclamarles. Así se logró la intervención de la Justicia por primera vez en el incendio siguiente de la Reserva, el número 301. Está claro que se necesita otra conducta por parte de los jueces ante los temas ambientales.
  • En el caso de la estación de servicio de Lima e Independencia, que contaminó el suelo hasta el punto de que gotea nafta en la estación del subterráneo, hay una causa por daños ambientales que se abrió hace 24 años y tiene sentencia firme con orden de remediación de la zona afectada (unas dos o tres hectáreas bajo la Avenida 9 de Julio). A pesar de la peligrosidad del caso (agravado por tratarse del interior de una gran ciudad), en ningún momento la justicia ordenó levantar los tanques de combustible para ver en qué estado está el suelo debajo de ellos y si hay o no riesgo de explosiones. Y tuvo 24 años para hacerlo.

En síntesis, tendríamos que apuntar a la creación de un fuero ambiental específico, yendo por etapas: Comenzando desde los fiscales y los grupos periciales y culminando en la constitución de los juzgados ambientales.


2. La Represión de los Delitos Ecológicos

Sabemos que la actuación de las fuerzas de seguridad en el tema ambiental es insuficiente. Un diagnóstico de situación parece ser el siguiente:

  • La actuación a partir de denuncias puntuales, en vez de una estrategia de búsqueda sistemática.
  • La falta de información completa sobre todas las normas a cumplir, lo que ocasiona que muchos delitos ecológicos no sean investigados, simplemente porque las fuerzas de seguridad no los tienen registrados como tales o no tienen indicación específica de buscarlos.

Como ocurre con muchos otros temas, las fuerzas de seguridad necesitan de una adecuada conducción para obtener resultados. En el tema ambiental hay algunas cuestiones que pueden hacerse para orientar rápidamente su actuación:

Ø Las fuerzas de seguridad actúan en el tema de vuelcos clandestinos de residuos peligrosos, pero no tienen directivas sistemáticas sobre cómo buscarlos.

Un ejemplo de riesgo inminente es el del destino del PCB, el refrigerante tóxico de muchos transformadores. La ley establece el retiro y destrucción del PCB (que pasa a ser así un residuo peligroso) pero no se establecen mecanismos para controlar su destino final. Como su destrucción implica un costo, es posible que se intente hacerlos desaparecer de un modo ilegal.

Hay denuncias de transformadores con PCB que fueron enterrados, arrojados al Río de la Plata o vendidos como chatarra para ser fundido el metal. En todos los casos, se trata de violaciones a la Ley de Residuos Peligrosos. En los países desarrollados, existen registros contables de la cantidad de residuos peligrosos existentes y se va registrando su tratamiento y disposición final mediante bases de datos unificadas a nivel nacional.

Si bien no estamos en condiciones de lograr aún la existencia de bases de datos unificadas, en cambio sí podemos ir advirtiendo a las fuerzas de seguridad sobre los delitos ecológicos que en cada momento esperamos. Por ejemplo, en la actualidad esperamos vuelcos clandestinos de PCB:

Ø Las fuerzas de seguridad no están actuando en el caso de venta o utilización de sustancias químicas prohibidas.

En Argentina existen normas estrictas que prohíben la venta o el empleo de determinadas sustancias químicas consideradas como peligrosas para la salud o el ambiente. El largo listado incluye insumos industriales o de la construcción, pesticidas, medicamentos, etc. Muchas de ellas, sin embargo, pueden obtenerse sin inconvenientes, ya que las respectivas leyes, decretos o resoluciones de prohibición no suelen indicar un organismo de aplicación que sea responsable de hacer cumplir esa prohibición.

Esto tiene que ver con las condiciones de desarticulación en que se encuentra el Estado en la Argentina. Se supone que la simple prohibición de una sustancia (y la publicación de la norma en el Boletín Oficial) debería poner en marcha el procedimiento para retirarla del mercado y aplicar alguna sanción a los infractores. Sin embargo, nada de eso ocurre entre nosotros. El aislamiento entre los organismos públicos y la falta de comunicación entre ellos hace que alguien decida prohibir algo y no sepa poner en marcha el procedimiento para efectivizar esa norma. Ésa parece ser una de las razones del alto índice de incumplimiento de la legislación ambiental en la Argentina.

En consecuencia, no hay nadie pidiéndole a las fuerzas de seguridad que actúen sobre ese tráfico ilegal. En algunos casos, como el del insecticida Parathion, ingresa al país de contrabando y se vende en las casas que venden los agroquímicos autorizados, aunque sin exhibirlos públicamente. En otros casos, como el de los productos con Asbesto -también prohibidos, pero utilizados en la construcción- son ampliamente publicitados por fabricantes e importadores, a quienes ni siquiera se les advirtió que estaban en una conducta ilegal y nadie los intimó a cesar en esa conducta. Cuando publicamos los nombres y direcciones de los infractores a las normas de prohibición del asbesto, nos encontramos con que nadie recogió la denuncia porque a nadie le habían encomendado aplicarla.

Si se les ordenara la búsqueda y el decomiso de esas sustancias, se estaría avanzando rápidamente en acciones ambientales. Se trata en este caso, de acciones ambientales que pueden iniciarse en un plazo muy corto, sin necesidad de esperar a producir cambios importantes en la orientación de las fuerzas de seguridad.

Del mismo modo que en las oficinas de los Sheriffs del Oeste estaban los retratos de los pistoleros más buscados, también deberían estar en las comisarías las indicaciones de las sustancias prohibidas, como el Asbesto o el Parathion.

En relación con esto, propongo además:

  • Proveer de Guías del CIQUIME (Centro de Información Química para Emergencias) e instruir acerca de su manejo a la policía (una guía por patrullero). Se trata de manuales con listados de sustancias tóxicas e instrucciones para actuar en caso de derrames u otras emergencias ambientales.
  • Desglosar en estas Guías las sustancias prohibidas, manteniendo las indicaciones respecto a su peligrosidad, condiciones de manipuleo, recomendaciones ante contingencias, etc.

Esto abre la posibilidad de acciones efectivas. Por ejemplo, es frecuente que en ferias y exposiciones se exhiban productos con Asbesto, en clara violación de las disposiciones vigentes. La perspectiva de allanar sitios en los que abiertamente no se cumple con la ley puede ser una clara señal de que en Argentina no habrá más impunidad para los poderosos.

Ø Las fuerzas de seguridad no están actuando en los casos en los que se mezclan residuos domiciliarios con residuos peligrosos.

El enorme peligro ambiental de las instalaciones que el CEAMSE está cerrando en Villa Dominico se debe, no sólo a la acumulación de basura domiciliaria que allí existe, sino muy especialmente a que se enterraron residuos industriales y patogénicos en instalaciones que no son aptas para recibirlos. Dominico es un caso paradigmático, pero lo mismo ocurre en todas las acumulaciones de basura del país.

Esos residuos llegan por dos mecanismos diferentes: Algunos en camiones que ingresan directa y clandestinamente a los rellenos o a los basurales y otros en cargas que se incorporan a los camiones del servicio de recolección durante su recorrido. En el primer caso, por falta de control en el ingreso a los rellenos sanitarios o basurales. En el segundo, porque los municipios no controlan la calidad de los residuos que llevan los camiones recolectores que hacen el servicio regular.

Hasta ahora, las fuerzas policiales actúan solamente revisando las bolsas de basura depositadas en la puerta de las clínicas o laboratorios. Esto permitió abrir algunas cusas judiciales a algunos directores de sanatorios, pero los infractores respondieron habilitando un estacionamiento dentro del establecimiento para cargar allí los camiones recolectores, con lo cual evaden la inspección policial, ya que en ese sitio sólo pueden actuar con orden de allanamiento.

Se trata de un tema en el cual pueden comenzar a realizarse operativos sistemáticos, con una alta probabilidad de detectar infracciones rápidamente. @